Consejos para estudiar desde casa

Mujer estudiando

Llevamos mucho tiempo metidos en casa. Las clases presenciales están suspendidas. Además, la DGT ha anulado todas las pruebas, teóricas y prácticas, por la seguridad de los ciudadanos. 

Pero eso no tiene por qué frenar nuestros sueños de tener ese permiso de conducir que nos dará la libertad para, en el momento en el que podamos volver a salir a la calle, de desplazarnos por toda la península y gran parte del mundo con nuestro vehículo y en compañía de los que más queremos. 

Por eso, hemos decidido crear este post de blog para ayudarte a que no pierdas la motivación, que puedas seguir estudiando y preparándote para las pruebas de conducir. Así no dejarás atrás tus sueños y completarás, ese reto que es para algunos, conseguir el permiso de conducción. 

Sea cual sea el tipo de vehículo del que te quieras examinar, te vamos a dar unos consejos para que te organices de la mejor manera. Así esas horas que pases en casa estudiando serán muy productivas. Porque trabajar y estudiar desde casa es posible. Pero necesitamos aplicarnos la disciplina suficiente para poder cumplir nuestra rutina a la perfección. Es fácil dejarse llevar por el sofá y netflix, pero hay tiempo para todo si somos capaces de organizarnos bien. 

¡Empecemos!

Antes de empezar a estudiar.

Una de las partes más importantes antes de ponerte a estudiar, es la planificación. Elige un lugar tranquilo en tu casa, preferiblemente, un escritorio bien iluminado donde puedas abrir tus libros, tu ordenador y tus libretas para tomar apuntes. Mantenlo siempre ordenado, este factor es de lo más importante. Ya que si tu lugar de estudio está lleno de objetos te costará más ponerte a estudiar, te desconcentras y no te sentirás motivado. 

En cambio, si cuando terminas, lo recoges todo para que esté perfecto a la mañana siguiente, ¡quién no se podría a estudiar!

También es importante crear una rutina que se parezca lo más posible a la que llevarías en tu vida normal. Ponte el despertador, levántate con energía y prepara el desayuno, después de eso date una ducha y elige la mejor hora del día para empezar tu jornada de estudio.

Elige tú mismo tu horario, ya que nadie se conoce a sí mismo mejor que tú. Hay personas que son más productivas a primera hora de la mañana, otras en cambio prefieren el horario de tarde porque son más eficientes a esa hora. 

Analízate y haz una lista de tus quehaceres diarios. Da igual la hora a la que lo programes, pero es importante que te marques un objetivo y lo cumplas. 

Planificar el estudio para ser más productivo.

Una vez que tengas bien elegido tu lugar de estudio y diseñada una rutina. Es importante que planifiques las horas que puedes dedicarle a esta tarea, así como la cantidad de temas que quieres terminar en un periodo de tiempo.

Si no tienes claro cuando te quieres examinar, puedes organizarte por temas diarios o semanales. Esto dependerá de la facilidad que tengas para estudiar.

Pero no pasa nada, porque todos los caminos llevan a Roma, y en este caso, todos los planes llevan a un examen superado con: ¡Matrícula de Honor! 

La cantidad de horas dependerá de ti. Puedes estudiar rondas de 50 minutos, descansar y luego ponerte a prueba con un test online.

Crea una tabla de objetivos y deja claro que temas y cuántos tests vas a hacer en la semana. Ve tachando los objetivos que cumplas. Así, te motivaras a seguir cuando veas que avanzas. Plantéatelo como un juego en el que vas cumpliendo objetivos y además de estudiar, te divertirás.

Puedes utilizar muchas técnicas diferentes para estudiar. En internet encontrarás distintos métodos de estudios. Elige el que más se adapte a ti. Nosotros te recomendamos que empieces por leer bien el contenido en tu manual, luego elaborar un esquema y un mapa mental de toda la lección. Así conseguirás comprenderlo e interiorizarlo.

Intenta no memorizar las cosas y repetirlas en el test. De nada sirve que te leas un tema y rápidamente hagas el test para que no se te olviden las respuestas. Ten paciencia y dedicate. Si comprendes lo que estás leyendo, pasará a formar parte de tus conocimientos a largo plazo y en el momento de examinarte solo tendrás que repasar.

Puedes elaborar esquemas de colores para ayudarte a estudiar. Cuando escribes, mejora tu comprensión y es como si lo leyeras dos veces. Además puedes divertirte haciéndolo. Por ejemplo, ¿por qué no dibujas todas las señales de tráfico en un papel con colores y las pones delante de tu escritorio? Así, siempre las tendrás presentes y poco a poco las interiorizarás.

Después de estudiar. 

Cuando hayas cumplido tus objetivos del día, ha llegado el momento de descansar. Es importante saber desconectar, ya que si no le das un respiro a tu mente corres el riesgo de saturarte y abandonar.

Aprovecha cuando termines para hablar con tus amigos, hacer ejercicio, escuchar música, o ver un capítulo de tu serie favorita. Tú decides en qué emplear tu tiempo libre, descansa, coge fuerzas porque al día siguiente volverás a la carga con la energía renovada.

El tiempo es oro y aunque ahora parezca que tenemos mucho tiempo libre, no tenemos por qué malgastarlo. Sobre todo cuando nuestro objetivo es conseguir el ansiado permiso de conducir. Así, en el momento en el que podamos salir de nuevo a las carreteras cogeremos nuestro vehículo e iremos dónde queramos.

Así que, aprovecha este tiempo para organizarte bien y prepararte ese examen que tanto deseas aprobar.  

¿Qué nos dices, te animas? 

Compartir Noticia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter